10 cosas que aprendí al hacer 100 veces mi maleta

Desde niña soñaba con ser de esas personas que iban por el mundo viajando, vendiendo pulseritas en la calle, con el cabello despeinado al viento, haciendo amigos en todos los lugares a los que llegaran… Hippies les dicen. Le echo la culpa de esto a mi papá, y a uno de mis primos mayores, por meterme estas ideas en la cabeza.
Por cosas de la vida (y en contra de la opinión de mi mamá) tuve la oportunidad de viajar a diferentes lugares, y una de las cosas que más se me dificultaba era el momento de hacer la maleta. Por una extraña razón la veces en las que me iba de un lugar a otro eran definitivas, así que siempre tenia un *perolero para empacar.
“Puedo decir que hay una partecita de mi en cada lugar que he visitado, y no lo digo de forma poética ni nada, sino porque nunca me cabía todo y siempre tenia que dejar algo”. 
Es por esto que hoy te quiero regalar 10 tips, o 10 cosas que aprendí a la hora de hacer una maleta:

1. Para empezar, ¡NO puedes llevarte todo! necesitas renunciar a algunas cosas:

El jarrón chino que te trajo tu tía de Singapur, la cajita musical de hierro forjado que te regaló tu mamá en tus 15 años, el peluche de 3 metros que te compró tu novio en el primer aniversario, tu colección de 1500 tapas de refresco, o cualquier otra cosa de valor sentimental que pese mas de 3 kilos o mida más de 1 metro.

 

2. Revisa muy bien las reglas de las aerolíneas en cuanto al equipaje:

Cuando estés en plena revisión, con tu cara inocente, y tu corazón lleno de esperanza ante la vida y te digan: Señorita no puede llevar esto en el equipaje de mano, y tiren a la basura ante tu mirada horrorizada tu frasco de Nutella por 40 gramos más de lo permitido, te acordarás de mí. (esto me pasó hace poco)

3. Por favor por favor por favor, no empieces a hacer la maleta uno o dos días antes del viaje:

¡Esto es típico! no lo hagas, no te lastimes tu misma, se buena contigo y empieza a hacer la maleta al menos con una semana de anticipación. De esta forma podrás ir ordenando con tiempo y tranquilidad, sin la presión del horrible tic tac.

4. No hagas la maleta con amigos, o elige muy bien con qué amigo hacerla (para que no digan que soy odiosa e individualista):

Es súper lindo que tus amigos quieran ayudarte pero si eres como yo y te distraes con cualquier cosa, o si tus amigos son como la mayoría de los míos que van solo a comer y a distraerte hablando, o viendo con que cosa pueden quedarse; lo mejor es que puedes hacer es hacer tu maleta en soledad y silencio. Así no te sientes presionada y puedes hacerla con toda la conciencia necesaria.
“Si en cambio, quizás tienes algún amigo que se ofrezca a llevarte comida, ayudarte a organizar las cosas y a limpiar luego el desastre que dejas a tu paso, NO LO DEJES NUNCA, si es hombre proponle matrimonio ya mismo, y si es mujer hazla tu mejor amiga por siempre, no te vas a arrepentir”.

5. Haz una lista de todas las cosas que llevas:

Mi papá siempre me decía que cuando me fuese de viaje, hiciera una lista con todas las cosas que llevo en la maleta. Yo me atrevería a decirte que hagas la lista con todas las cosas que sabes que vas a necesitar y que te estás llevando (aquí es cuando el amigo (a) de arriba será tu aliado (a)) esto te va a ayudar muchísimo ya que no tendrás que voltear toda tu maleta para saber si llevaste las medias de rayas que tanto te gustan.

6. Atención con el bolso de mano:

Hay cosas súper importantes que deberías llevar en tu bolso de mano, entre ellas están:
Tus documentos personales (cédula, pasaporte, DNI, dinero) boleto aéreo impreso, un cambio de ropa interior, un cambio de camisa (franela, remera o como le digan en tu país), desodorante (que no sea en aerosol y que sea pequeño), tu maquillaje básico (lipstick, rimmel, polvo, correcto, base, rubor) tu libro favorito, algún snack, una toallita de mano, algún equipo de música, sandalias de baño,  y si tomas algún medicamento pues el medicamento.
“Esto te ahorrará muchos problemas sobre todo si tienes escalas y los ratos de espera son largo, o si se pierde por alguna razón tu equipaje.”

7. Averigua las estaciones del país donde viajas:

No quisiera verte en sandalias en pleno invierno en Bariloche, ni con tus mejores medias gruesas en Hawaii. Parece obvio, y quizás hasta exagerado, que pasen estos ejemplos tan drásticos, pero si pequeñas cosas como llevar medias pantys al verano de Buenos Aires (donde la gente anda casi desnuda en la calle) o vestidos cortos en un invierno americano.
Revisa bien las estaciones del año en las que te vas y realmente las temperaturas de esas estaciones, porque hay lugares donde hasta en verano hace frío.
8. Sé honesta, pero muy honesta al elegir la ropa que llevarás:
Las mujeres somos las reinas del “por si acaso”. Me llevo estos pantalones de brillantes y cuerina a la playa “por si acaso”, ¿por si a caso que, hay una fiesta de los 80 a orillas del mar? necesitas ser súper honesta en esto porque sino te aseguro que vas a terminar yendo al lugar con muchos kilos de más y cosas totalmente innecesarias.
“como esos tacones negros de 30 cm que sabes que no usarás”.

9. Pesa la maleta antes de ir al aeropuerto

En mi ultimo viaje el peso permitido por la aerolínea era de 23 kilos, yo estaba convencida de que mi maleta pesaba 23 y al pesarla en la balanza del aeropuerto dio la asombrosa cifra de ¡30 kilos! tuve que sacar 7 kilos de vida y lo peor es que no llegué a sacar todo y me fui con un kilo de mas, el cual luego del primer avión se convirtió en 2 kilos de más, y así andaba yo aumentado kilos de angustia a mi maleta en cada escala. ¡Fue horrible! 
por favor no seas tan ilusa como yo; PESA TU MALETA.

10. Lleva un cuaderno con toda la información importante:

En esta época donde toda nuestra vida está en el móvil, decir que lleves un cuaderno con anotaciones puede parecer tonto o anticuado pero créeme, si le ocurre algo a tu celular o equipos electrónicos como que se descarga y no puedes cargarlos por la razón que sea, como que tú enchufe no está adaptado para los toma corrientes del país donde fuiste (me pasó) te aseguro que sentirás alivio de tener información relevante en tu libreta como: teléfonos importantes, la dirección del hotel o casa donde te quedarás, numero de tu vuelo, palabras básicas (esto es si al lugar donde vas no hablan tu idioma) y cualquier otra cosa que consideres relevante.
uuufff no son tan complicadas mis recomendaciones, ¿o sí? 
Si también has vivido momentos locos, desagradables, divertidos o cualesquiera que sean, déjamelos en un comentario acá abajo, o si tienes alguna recomendación ademas de esta te pido ¡POR FAVOR escribela! no nos dejes morir en la ignorancia.
1 discusión en “10 cosas que aprendí al hacer 100 veces mi maleta”

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.