Me quiero, no me quiero

Autoestima

Una palabra muy común hoy en día, todo el mundo habla de esto, todo el mundo te dice ámate, acéptate y toda la cosa pero ¿Qué hay de nuestro corazón?  ¿Qué hay detrás del maquillaje? ¿Qué pasa cuando los kilos demás te  hacen nido en la cabeza? ¿Qué hay de esa relación que sólo trajo heridas a tu corazón? ¡No soy suficiente! Es el pensamiento más frecuente en la mente y corazón de una mujer, a esto súmale la presión de la sociedad y la cuenta en Instagram de esa chica que aparenta tener una vida perfecta, un cuerpo perfecto y una relación perfecta.

 

 

Ahora bien, voy a hablarte de mí  y un  poco de este tema. Desde pequeña he sufrido  de “Dermatitis”  una enfermedad en la piel, soy  hiper sensible y por esa razón cualquier insecto, zancudo o rasguño que me toque hace me deja una manchita, desde que tengo uso de razón he tomado medicamentos y uso cremas para la piel, la adolescencia fue una etapa difícil, en mi colegio se usaba falda y por ende todo el mundo tenía que ver con mis piernas manchadas o llenas de picadas, esto trajo como consecuencia que me sintiera mal porque era diferente a otras.

También entraba en la trampa de la comparación,  creo que todas las mujeres pasamos por eso pero es muy importante que entiendas que eres única, cuando me rodee de personas que si aportaban algo positivo a mi vida, las cosas fueron cambiando, mujeres hermosas que entendían que Dios nos hizo corona de la creación  ¿Qué quiere decir eso? que se esmeró por hacernos, que hay algo en nuestro corazón que revela belleza, damos vida, brindamos ayuda, jugamos un rol irremplazable, amamos las aventuras, amamos el romance, somos soñadoras capaces de hacer muchas cosas.

Déjame decirte que lo más importante en este asunto es tu corazón como mujer ¡Sí! tu corazón.  “Guarda tu corazón porque de él mana la vida”, “El corazón alegre hermosea el rostro”, “Donde está tu tesoro está tu corazón” por eso debes cuidarlo y no entregarlo a cualquier persona u objeto, debes comenzar con entender que la autoestimas es mucho más que “Acéptate”, es amarte, cuidarte, respetarte y entender tu valor como mujer, es enamorarte  aún de esas espinillas que te salen un día antes de que llegue la menstruación, ¡Ojo! No hablo de que te tires al abandono, al contrario evalúate, sácale provecho a tus fortalezas y trabaja en tus debilidades, dedícate un tiempo para ti, deja de pensar en lo que te falta y comienza a valorar lo que realmente tienes y eres.

Yo no sabía el valor de mis rulos hasta que los perdí, haciéndome mil cosas para parecerme a las demás, hoy en día los amo y anhelo recuperar mi hermosa cabellera, no sabía lo importante que son mis piernas aún llenas de manchas hasta que vi a muchas personas con prótesis practicando algún deporte, hoy en día estoy feliz con quién soy y aunque muchas veces me he quejado por algo de mí intento verle el lado positivo y si es algo que se puede mejorar, trabajar en ello, la decisión de amarte la tomas  tú, tu valor como mujer no te la da el chico que te gusta y del que esperas un mensaje todos los días, tu mamá o una red social, ese valor te lo dio Dios y tú misma debes darte la tarea de pararte en el espejo y sonreírle a quien tienes al frente.

Recuerda que para que un diamante brille debe pasar por muchos procesos. Las flores se marchitan si no las riegas y cortas la maleza que hay a su alrededor. Eres hermosamente diferente, eres “Cautivante”.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.